ROCITA FORNÉS

DANZA/ Cabaret, cine y teatro musical

Rosita Fornés nació el 11 de Febrero de 1923 en Nueva York como Rosalía Palet Bonavia. Hija de españoles (un catalán y una madrileña), fue una de las grandes intérpretes cubanas que alcanzaran prolongados éxitos fuera de Cuba en la primera mitad del siglo XX, desde el arraigo con que triunfaron en los escenarios de Cuba.

Tiene más de seis décadas de experiencia en el arte incursionando en la Opereta, la Zarzuela, la comedia ligera, el drama clásico, la revista musical, el Cabaret, la radio, el Cine y la Televisión.

Ha trabajado junto a los más famosos actores y actrices de su época, como los argentinos Hugo del Carril, Luis Sandrini, Libertad Lamarque y Tita Merello; o los cubanos Rita Montaner, Maruja González, Zoraida Marrero, Bola de Nieve, Benny Moré, María de los Ángeles Santana y Esther Borja; y junto a los maestros Ernesto Lecuona, Rodrigo Prats, Adolfo Guzmán, González Mantici, o Armando Romeu.

Fundadora de la televisión cubana en donde realizó programas humorísticos, dramáticos y líricos. Es una artista muy carismática que ha sabido consolidar su popularidad y mantenerse en la preferencia del público. Su arte ha llegado a numerosos escenarios de Europa, Estados Unidos y América Latina. Ostenta el Honor al Mérito, otorgado en México; la Distinción a la Cultura Nacional y el Premio Nacional de Teatro.

SÍNTESIS BIOGRÁFICA

Cuando tenía 4 años sus padres se divorcian, después él falleció y su madre se casa con Fornés, se cría al lado de él y de ahí contrae su apellido.

Fue a distintos colegios, a escuelas privadas que existían en esa época. En España también estudió en una escuelita que había cerca de su casa. Aunque vivió una etapa de su vida en México, fue naturalizada cubana, ha vivido la mayor parte de su vida en Cuba.

En el año 1938, a los 15 años de edad, se inició como cantante en un famoso programa competitivo de Cuba, llamado La Corte Suprema del Arte, donde obtuvo el primer lugar. Este hecho conduce a que unos meses después, debute como actriz cinematográfica en el largometraje Una Aventura Peligrosa (1939) dirigido por Ramón Peón.

Su debut teatral ocurre en 1940 con la zarzuela «El asombro de Damasco» en el teatro «La Comedia». Un año antes había comenzado su carrera cinematográfica, la cual se consolida en la década del 40. Durante sus años de vida en México su éxito crece considerablemente.

Desde entonces hasta hoy cultivó varios géneros del canto, del baile y el drama, y devino la vedette más famosa de Cuba, México y España.

En México

México tuvo un fuerte impacto en la vida artística y personal de Rosita Fornés, fue contratada como primera vedette por la Compañía de Roberto Ratti, y es a través de su trabajo en ella que conoce y comprende el papel de una vedette, lo cual aprendió para toda su ulterior carrera profesional.

En México sostiene un amor inconcluso con el actor Mario Moreno (Cantinflas) y el subsiguiente matrimonio con el también famoso actor mexicano Manuel Medel con el cual tuvo su hija, Rosa María, que devino actriz del teatro y la televisión en Cuba.

Trabajó en más de una decena de filmes junto a las principales figuras de la Época de Oro del Cine Mexicano, tales como Joaquín Pardavé, los hermanos Soler, Luis Aguilar, Jorge Negrete, Pedro Infante, Tin Tan, Resortes, Marga López, Marií Victoria y muchas otras más.

Trabajó en múltiples ocasiones con el famoso compositor Agustín Lara, con quién mantuvo una entrañable amistad. Fue declarada durante siete años consecutivos como la Primera Vedette de México y posteriormente como Primera Vedette de América.

También desarrolló un destacado trabajo como actriz y cantante en la compañía de Antonio Palacios Espejo y Miguel de Grandy, donde incursionó en el género de la zarzuela, la opereta y la canción lírica. Inolvidables son sus actuaciones en los personajes de la Duquesa Carolina de la zarzuela Luisa Fernanda y la irrepetible Anna de Glavari de La Viuda Alegre, entre otras tantas creaciones dentro de su amplio repertorio del llamado género chico.

En Cuba

En drama y comedia actuó como figura principal en la Compañía de Mario Martínez Casado, donde se consolidó como una de las más brillantes actrices de la época. También trabajó junto al famoso músico Ernesto Lecuona con el cual sostuvo una sólida amistad.

Se unió en matrimonio y en el arte con el actor Armando Bianchi, inaugurando en Cuba las trasmisiones del Canal 2 con el programa Mi Esposo Favorito, el de mayor tele audiencia de la CMQ. En el año 1953 los integrantes de la pareja fueron seleccionados como Miss y Mister Televisión. Trabajó en los programas musicales de más alto rating de la televisión nacional como El Casino de la Alegría , Jueves de Partagás, Desfile de la Alegría, y Cita con Rosita, entre otros.

Desarrolló un extenso trabajo en revistas y espectáculos musicales, de los cuales han quedado como inolvidables, La Fornés Tridimensional, bajo la dirección artística de Joaquín M. Condall, La Fornés en el Musical, dirigida por Héctor Quintero, Ser Artista, con la dirección de Alfonso Menéndez y Vedettísima , dirigida por Raúl de la Rosa.

Internacional

Su fama fue alcanzando niveles por la versatilidad de su arte y por una belleza inigualable que la convirtió en una leyenda de la escena y del buen vestir. Su arte fue conocido en los entonces Países Socialistas a través de varias giras y participaciones en festivales artísticos internacionales.

A finales de los años 90 se presenta en el Teatro Repertorio Español de Nueva York y en la ciudad de Miami donde fue blanco de ataques por el sector más intolerante del exilio cubano, al punto de realizar un sabotaje en el lugar previsto para su actuación. La presencia de Rosita en Miami desencadenó una amplia y dividida polémica de opiniones, en la prensa, la radio y en los canales de televisión hispanos de esa ciudad.

En 1999 participó en el espectáculo Concierto del Recuerdo en el Star Fish de Miami Beach y en enero de 2003 vuelve con el concierto Una Rosa para las Divas, en el ASHE Auditorium del Hotel Hyatt, en el downtown de la ciudad de Miami.

Ha sido una artista dedicada por entero a su público, muchos pueblos como el mexicano, el español, pero muy especialmente el cubano, le han reconocido su talento y le ha dado fama y popularidad, la que ella ha sabido corresponder.

RECONOCIMIENTOS

Ostenta reconocimientos y distinciones por sus 65 años de actividad artística. Le fue otorgado el Premio Nacional de Teatro del año 2001, junto a María de los Ángeles Santana.

Considerada una leyenda viva dentro del arte y la cultura cubana, una gran parte de la vida y obra de la vedette Rosita Fornés han sido recogida en el libro autobiográfico Rosita Fornés (2000) escrito por Evelio Mora y en el documental biográfico Rosita Fornés, mis tres vidas (1996) una producción cinematográfica de José Antonio Jiménez, dirigida por Luis Orlando Deulofeu.

FUENTES

– Centro Nacional de Investigaciones de las Artes Escénicas de Cuba.

– Cubacine.

– Niñez y adolescencia de Rosita Fornes.1

Compartir: